Inicio » News » Música y poesía confluyen en “Tabula Rasa”

Música y poesía confluyen en “Tabula Rasa”

No son frecuentes en España los libros que partan de la interrelación estética. Música y poesía para una Tabula Rasa (La Garúa Libros, 2013). Nuria Ruiz de Viñaspre y Ana Martín Puigpelat, autoras de extensa trayectoria poética, presentan este poemario como respuesta a la música escuchada, sentida, interpretada.

Primero fue el sonido, propiciando el rapto del espíritu, también de la carne, todo es uno en el instante transido de intensidad conmocionando los sentidos, nombrando diferente, ya otro, al que arrebatado escucha. Siempre hay un antes y un después tras el dolor o la belleza.

Poemas sin firma, mezcladas ambas autoras, distinguiéndose no obstante, el estilo de cada una, su distinta percepción y expresión poética. Aunque al final del libro hay un índice de poemas correspondientes a cada autora.

Es el sol de oriente
la flor del conocimiento

Este brevísimo poema que forma parte del libro, me trae a la memoria el legado de interrelación de las artes en el pensamiento de la filósofa María Zambrano, sin duda alguna ella también sería partidaria de ese novedoso e interesante concepto de Poemario a dos, de comunión magnífica entre la música y la poesía, teniendo ambas formas de creación tanto en común.

Piezas musicales de Häendel, Erik Satie, Schubert, John Cage, Arvo Pärt… y muchos otros, hasta un total de 31, acompañan a este libro inspirando los poemas.

Doble gozo de escucha y lectura al mismo tiempo.

Ha sido siempre Oriente, más que Occidente, proclive a esa natural y positiva conjunción entre mente y sentimiento, entre razón y vida. Fluir de vasos comunicantes de la creación y la vida, del pensamiento y el corazón.

El viento ya es diferente
nosotros somos el viento y su rareza
zapatos colgados de la hoja
caídos sin más y ya sin patria

Honda poesía de poderosas imágenes surrealistas, frescos juegos de lenguaje, contemporánea ontología de la desposesión. Escritura de la pasión y los abismos de esta incierta y frágil condición humana. Poética como horizonte de posibilidad de otras combinatorias para un lenguaje renovado donde se multiplican las preguntas que nos salvan haciéndonos nacer a cada instante.

Es este sin duda un libro digno de lectura para todo aquel lector/a exigente, que cultivado en la sensibilidad y la buena poesía, quiera abrir sus sentidos a otras formas de creación a otras formas de vuelo mas profundo y arriesgado en percepción estética.

Fuente: Julia Otxoa/Tendencias21.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.