Inicio » News » El arte recupera a las poetas olvidadas del 27

El arte recupera a las poetas olvidadas del 27

Escribía Concha Espina: «Yo soy una mujer. Nací poeta, / y por blasón me dieron/ la dulcísima carga dolorosa/de un corazón inmenso/». Al lado de estos versos, la también poeta y pintora Carmen Bujalance los ha interpretado en un cuadro de resonancias geométricas.

Y así, de la mano de 29 artistas de la Asociación de Artistas Plásticos de Málaga (Aplama), los versos de 15 mujeres poetas en torno a la Generación del 27 como la propia Concha EspinaErnestina de ChampourcinLucía Sánchez Saornil o Concha Méndez, la mujer de Manuel Altolaguirre, se han transformado en cuadros, esculturas y una fotografía. Es la muestra Interpretaciones, con la que Aplama conmemora sus primeros 20 años y que hasta el 5 de febrero puede verse en la Sala Manuel Barbadillo, junto al CAC, la sede de esta asociación de artistas.

«Ha sido verdaderamente difícil encontrarme con poemas de estas mujeres porque hay muy poco publicado, pese a que tienen muchísima calidad», explica Inmaculada España, historiadora del Arte y comisaria de la muestra.

Ella ha sido la encargada de distribuir los poemas entre los artistas de Aplama y, como explica, «de algunos de ellos sí sabía qué poemas les iban mejor». Uno de ellos es el fundador de Aplama, Paco Jurado, a quien correspondió El gallo, de Casilda Antón de Olmet. La interpretación de Paco Jurado ha sido un altivo gallo de alpaca y como explica a La Opinión, «como concepto de vanguardia estoy volviendo a mis treinta y tantos años; empecé con 20 y 21 años y fui derivando del hierro al bronce y ahora en esta etapa, cuando me hablaron del gallo, me acordé del gallo de Morón y quise simplificar y jugar con la gravedad», detalla.

Para el fundador de Aplama, «en esta exposición está condensado el arte contemporáneo actual de Málaga» y se felicita por que la asociación acoja a artistas de todos los orígenes, por eso en Interpretaciones hay «una rusa, un suizo, españoles, becas Picasso, profesores de la Escuela de Bellas Artes… gente con un bagaje artístico y que está abierta a las tendencias».

La Sinfonía en rojo de Isabel López, la escultura de Antonio Casares Palma, la fotografía de Francisco Menjivar Pastor, el dibujo de Rodrigo Gross o la arcilla refractaria y libresca de Magdalena Rodríguez son algunas de las piezas y artistas que pueden verse en esta exposición, en la que detalla Inmaculada España que todos los cuadros miden lo mismo, para que sea lo más homogénea posible.

En los artistas, y hay desde los 35 hasta los 80 años, predomina el impresionismo y el expresionismo abstracto, aunque, resalta la comisaria de la muestra, «aunque es muy variada queda todo muy homogéneo y además todas las personas que vienen dicen que es de lo mejor que han visto en muchísimo tiempo».

Sigue leyendo en La opinión de Málaga 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.